Pueblos indígenas deben ser partícipes de la política social: Constantino Cabrera

Pueblos indígenas deben ser partícipes de la política social: Constantino Cabrera

Puebla, México.- Desde joven Constantino Cabrera Cantero destacó por su trayectoria académica. Su formación en ingeniería civil con especialización en licitaciones le ha valido para formar parte de los equipos que asignan la obra pública más importante del país.

Su expresión serena inquieta a cualquiera. Quienes lo conocen saben que Constantino no tiene sosiego. Para él, el día y la noche son un tiempo indefinido en el que dormir está de más. Viaja, estudia, trabaja, convive con su familia pero nunca deja de “construir su propio destino”.

A través del cargo que hoy desempeña como subdirector nacional de Contrataciones y Programas Emergentes de Conservación de Carreteras en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal (SCT), ha transmitido la demanda de los pueblos indígenas como Las Lomas, una localidad en Zacapoaxtla, en la Sierra Norte de Puebla, donde vio la luz por primera vez.

“Siempre se puede hacer más”

Su oficina es un vaivén de documentos que examina de forma minuciosa porque no hay cabida para los errores, formándose  en la disciplina y el rigor. “Creo que siempre podemos hacer más y mejor las cosas, pero nunca en la improvisación, siempre en el estudio porque es posible que las cosas salgan”, asegura.

Desde muy joven Constantino viajó a la ciudad de Puebla para estudiar Ingeniería Civil en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) donde se recibió con honores. Nunca dejó de volver una y otra vez a su natal Zacapoaxtla, hábito que hasta la fecha conserva.

"No importa cuántas encomiendas tenga, siempre procuro volver a mi tierra porque eso te refuerza el pensamiento indígena, saber de dónde vienes, qué hace falta y ver la forma de trabajar para conseguir que ahí se tenga todo lo necesario para que haya nuevas generaciones dispuestas a sobresalir en cualquier ámbito", dice.

Para Constantino ser un indígena nahua es un orgullo y un reto: "nunca he ocultado mi origen, pero también creo que solamente ser no es suficiente; hay que estudiar mucho, creer en uno mismo, entender que provenir de lugares marginados nos representa andar un camino más difícil, pero no imposible".

Entre el trabajo y su familia se hizo tiempo para estudiar la maestría en Administración de la Construcción y cursar diplomados en elaboración de costos y licitaciones de obras, una especialización que casi siempre le ha tenido fuera de la escena pública.

Bienestar colectivo

Constantino Cabrera, con apenas 43 años de edad, ha conseguido una trayectoria destacada en su carrera, pero para él no es suficiente si no se traduce en un bienestar colectivo.

Hablar de su pueblo, dice, no es hacer referencia a un solo lugar sino al conjunto de pueblos originarios que componen hoy el México multiétnico.

Hay más de 15 millones de indígenas que habitan en nuestro país, de los cuales la mayoría están sumergidos en la pobreza, la marginación y el olvido. "Cómo seguir adelante si cuando regreso a mi tierra veo que aún falta mucho por hacer".

En un inicio Constantino comenzó por apoyar de forma individual a las familias de la Sierra. Aunque al principio los apoyos los ofrecía con discreción, poco a poco los serranos comenzaron acudir a él para gestionar el mejoramiento de pequeñas brechas, caminos, carreteras. Desde una mochila con útiles para que un niño pudiera seguir sus estudios, hasta las gradas de una escuela o el techo de una vivienda.

"No es una ayuda, es un trabajo en equipo", señala. "Lo que en realidad hago es que busco organizarnos como pueblo: yo gestiono algo por aquí o por allá y ellos trabajan por lo que necesitan; es un darnos la mano como hermanos que somos".

No más asistencialismo

Las visitas familiares de Constantino a su pueblo en Las Lomas, en Zacapoaxtla, fueron cada vez más frecuentes y menos familiares porque la gestión y las reuniones lo fueron absorbiendo, a tal grado de aceptar la invitación de ser el coordinador del Movimiento Indígena Popular (MIP) en la Sierra Norte de Puebla.

Reunió a indígenas de la región y estructuraron un esquema de trabajo para abrir una casa de gestión en la cabecera municipal de Zacapoaxtla. Ahí se fortaleció su activismo por la defensa de los pueblos indígenas.

"Al principio me dediqué sólo a ejercer mi carrera, pero creo que nuestro papel no puede quedar ahí. Creo que los indígenas debemos estar al frente de la toma de decisiones de nuestro país y eso no puede conseguirse si no es a través de la participación".

Para Constantino Cabrera la creación de instituciones dirigidas a atender los pueblos indígenas o defender y promover las lenguas originarias son un gran avance, pero no son efectivas si los propios indígenas quienes no las encabezan.

"No estoy en contra de quienes están al frente hoy de esas instituciones, pero debe haber un equilibrio en la participación. Entre todos los millones de indígenas que somos, hay quienes tenemos la capacidad y queremos trabajar por nuestros propios pueblos porque sólo nosotros tenemos claro cuáles son nuestras prioridades y la prisa que hay por salir adelante".

Para el activista indígena los programas asistenciales de los gobiernos han causado mucho daño a los pueblos originarios porque han fortalecido la sumisión, el conformismo y la invisibilidad del tema indígena en el contexto nacional.

"Aquí estamos y lo que queremos es participar, que no nos vean con desdén o como pueblos que pueden favorecer sus prebendas políticas (…) Los pueblos indígenas debemos empoderarnos de las instituciones que dirigen sus políticas públicas a superar la pobreza y la marginación; de no ser así, se seguirán gastando recursos millonarios en mantenernos en el rezago y no en salir de él", sentencia.

Más en esta categoría: « ¿El municipio posible?
volver arriba

Hay 46 invitados y ningún miembro en línea