Falta de voluntad política limita crecimiento, señalan productores poblanos de Tilapa

Falta de voluntad política limita crecimiento, señalan productores poblanos de Tilapa

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), han cerrado las granjas acuícolas en el estado que no cumplen con cierta reglamentación. Al parecer, no hay voluntad política para que las dependencias sean más flexibles y nosotros como productores podamos seguir creciendo, dijo Marco Antonio Campos, presidente nacional del Sistema Producto Tilapia.

En conferencia de prensa, Marco Antonio expresó que las contradicciones entre las políticas de desarrollo y normatividades ambientales detienen el desarrollo de los productores, porque se les exige pagar por análisis de agua que oscilan entre los 10 mil y 20 mil pesos, mismos que deben hacerse cada seis meses para asegurar que se esté preservando el medio ambiente.

Sin embargo, resaltó, son ellos los más interesados en que el agua este limpia, pero la Conagua no hace nada en contra de las empresas como las textileras, que contaminan los ríos cuando arrojan sus desechos.

Añadió que el pago de ciertos trámites para obtener o conservar la concesión son iguales tanto para un pequeño productor (de 300 a 500 kilos), como de uno que produce de 20 hasta 50 toneladas, por lo que impacta directamente en la economía del dueño de una granja acuícola y no permite el crecimiento.

A pesar de esto, dijo el biólogo, ha crecido la producción de tilapia en el estado, especialmente en Hueytamalco, en la Sierra Nororiental, Villa Flores en Tehuacán, Zinacatepec, en Tepeojuma e Izúcar de Matamoros, donde ya hay granjas de tilapia.

Por su parte, Misael Abraham Pérez, gerente del Comité Sistema Producto Bagre en Puebla, explicó que a nivel mundial la acuacultura es una alternativa muy importante para la producción de alimentos.

“La pesca o captura ya llegó al rendimiento máximo sostenible, por ello, lo que se pretende en nuestro país es que las capturas no crezcan, porque se podría afectar la viabilidad de las pesquerías. La alternativa es la acuacultura”, indicó.

Abraham Pérez agregó que la tilapia puede ser cultivada de diferentes maneras en los diversos cuerpos de agua como sucede en las presas de Necaxa, Huachinantla, Jolalpan o en la presa Peña Colorada en Acatlán. Incluso en municipios donde el clima no lo permite como en Cañada Morelos, donde los productores interesados crearon invernaderos para conservar la temperatura óptima para el desarrollo de esta especie, lo que permite que el cultivo sea rentable.

Roberto de la Garza de los Santos, subdelegado en Puebla de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, informó que el estado se distingue por la producción de trucha, tilapia, bagre y langosta australiana. En el territorio poblano están distribuidas 458 unidades de producción o granjas acuícolas y desde el 2013 a 2017 se ha duplicado la producción. Tan solo en 2016, se obtuvieron 4 mil 300 toneladas; 2 mil 900 de trucha, mil 400 de tilapia y el resto en otras especies.

Esta actividad económica genera dos mil 119 empleos directos, con un ingreso anual de 240 millones de pesos. “Es muy importante que los comités nacionales y estatales hagan un esfuerzo por dar a conocer a la ciudadanía las bondades para la salud al consumir estos productos, pues tienen un alto contenido de omega 3, son bajos en calorías, disminuyen los triglicéridos y mejoran el funcionamiento del sistema nervioso.

Finalmente, resaltó que en Puebla se produce el bagre de balsas, especie endémica de la mixteca poblana y que se cría en granjas acuícolas de la región para aumentar la producción. Además, informó que existe un proyecto de rescate de esta especie debido a la contaminación que hubo hace unos años de los cuerpos de agua, por lo que se implementaron las unidades o granjas acuícolas.

volver arriba

Hay 44 invitados y ningún miembro en línea